Cuatro amantes

Ardiente pasión, astuta adicta, sustancia letal, para este mísero corazón. Angustia cabrona, escondida ahogas, anhelos inocentes, para esta ánima indigente. Cobardía marrana, viciosa aferras, estruendosas maravillas, para este cuerpo homicida. Necedad inmunda, asesina gloriosa, infame amiga, para esta mente inofensiva. Anuncios

Deseos

Deseos embusteros, frenéticos, fariseos. Deseos fugaces, ardientes, inmorales. Deseos amantes, fieles, geniales. Invaden los cuerpos, eufóricos, mortales, Deseos ligeros, afligidos, compartidos. Deseos suaves, frágiles, informales. Deseos excéntricos, maniáticos, insólitos. Envenenan los cuerpos, eróticos, dolientes.

Tu desesperación impura

Tu desesperación impura, consagra con tu vil rencor latiente, todos nuestros días aparentes. Tu desesperación impura, susurra en tus labios nefastos, el orgullo de un corazón descompuesto. Tu desesperación impura, embalsamada en tus manos dolientes, carboniza mi piel lentamente. Tu desesperación impura, enterrada en tus ojos sombríos, premia mis deseos viciosos. Tu desesperación impura, indignada soberbiamente en…

Susurros

Sentimientos equivocados, encontrados, desechados, con la mirada de un ciego, sin rumbo, muy lejos; se encuentra el suspiro, profundo, envejecido, de un alma perdida, solloza, abatida. Las palabras erradas, odiosas, engreídas, salidas de boca, locuras, manías; sienten la ruptura, profunda, podrida, de un corazón, examine, fundido. Delicados recuerdos, grandes, solemnes, sucumben la mente, herida, doliente;…

¿Me amo o todavía no?

La confusión del no saber, me sucumbe en un lago de horror donde me quedo estática, esperando la solución de la pregunta frenética ¿Me amo o todavía no? La respuesta desconcertante me deja en silencio , flotando en un limbo fusco de querer con poder, gritar agónicamente ¿Me amo o todavía no? Sigo buscando desesperada,…

Los Delitos Urdidos

Un silencio aborrecedor cubre las plegarias del perdón, dedicadas hacia la luz de los diarios infiernos.   Y se azotan los gritos, desdeñosamente encadenados, por el látigo constructor de las vilezas edificadas.   Por ahí va llegando la cumbre fanática, de los alcabaleros togados que sentencian y cobran cada fallo.   Entonces fecunde la muerte inmediata, fertilizante…

Movimiento

El caliente movimiento, en tu mirada lo siento. Todos los mares se mueven, todos los vientos se estremecen. El día resplandece, y nuestra palabra muere. Los deseos se convierten en tormentos, las realidades se convierten en secretos. El dulce movimiento, en tu mirada presiento.

Cronología del amor

El amor eternamente ardiente, brota cautivamente. Con miedo de desnudarse, y mil ganas de amarse. Surge el deseo de atarse, sin tiempo de odiarse. Pero con la cobardía de entregarse, llega el afán de alejarse. El amor repetidamente extenuante, agoniza agobiantemente.

Éxtasis Temporal

Otro día más que pasa, y me siento en mi silla, ya muy vieja, casi hecha trizas. Suavemente acomodo mi vista, hacia la panorámica inmaculada, de mi alma indócil, sin prisa. Pero rápidamente, el desasosiego, del delirio agudo que tengo dentro, interrumpe mi éxtasis temporal. Entonces inequivocamente, la pesadilla, que llaman vida, llega riendo y…

Para Siempre

¿Cómo la mente palpita, emociones incandescentes, de ese momento que fue para siempre?   Día tras día
, los recuerdos crecientes, cruzan mis ojos, frente a frente.   Noche tras noche, el silencio demente de sueños inexistentes, cubren mi soledad vehemente.   Así, es que la mente palpita, emociones incandescentes, de ese momento que fue para…

Amo tu frialdad ante la vida

Amo tu frialdad ante la vida, cuando dices que tratas pero la luz nunca alumbra la esquina.   Amo tu frialdad ante la vida, cuando lo que callas son palabras ya dispersamente dichas.   Amo tu frialdad ante la vida, por que siempre sientes tus entrañas menos normal que los pasados días .   Amo…

Muriendo en Silencio

  Sentir un vacío tan inmenso que va cavando un hoyo, profundo y escrupulito.   Queriéndome esconder de la luz de aquel día en el malecón, donde los recuerdos se iban ahogando.   Y voy muriéndome en silencio, con las ganas de decirte que te voy a echar de menos.   Pero nos pasamos así…