Desgracia sabor a miel

La desgracia sabor a miel,

el veneno sedante para mi piel,

son aquellos labios sanguinarios,

son aquellos ojos rutinarios.

 

Un fracaso con tremenda victoria,

una satisfacción tortuosa,

son aquellos besos atiborrados,

son aquellos cuerpos usufructuados.

 

La melancolía dulcemente fascinante,

el masoquismo glorificante,

son aquellos silencios ambivalentes,

son aquellos roces clementes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s