Divino calvario

El grandioso milagro inoportuno,
nos convierte en el mejor juego de ases;
que flemáticamente en silencio,
agravia el vicio errado de los éxtasis venales.

La dulzura amargadamente sagrada,
destruye la poca cordura carente;
que con la astucia de nuestras mentes inocentes,
saciamos los cuerpos orgiásticos paulatinamente.

El elegante evento giróvago,
disolutamente queda plegado en las manos;
entretanto nuestros ojos alcanzan el íntimo pecado,
que ha quedado urdido en el divino calvario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s