Mi ausente príncipe

Tú, mi ausente príncipe,

me dueles en el alma,

mientras el calvario de tus besos,

me va despabilando por las madrugadas.

Tú,  mi ausente príncipe,

me dueles en la piel,

cuando tus infames caricias,

vuelven desmedidas en nuestras noches clandestinas.

Tú,  mi ausente príncipe,

me dueles en el corazón,

cuando callas miserablemente,

el juramento quimérico de esta modesta unión.

Tú, mi ausente príncipe,

me dueles en la mente,

mientras los infames recuerdos,

cruzan vacilando tus profanos sentimientos.

Tú,  mi ausente príncipe,

me dueles en todo el cuerpo,

por que te quiero y no te tengo,

por que te odio y me miento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s