Los Delitos Urdidos

Un silencio aborrecedor

cubre las plegarias del perdón,

dedicadas hacia la luz

de los diarios infiernos.

 

Y se azotan los gritos,

desdeñosamente encadenados,

por el látigo constructor

de las vilezas edificadas.

 

Por ahí va llegando

la cumbre fanática,

de los alcabaleros togados

que sentencian y cobran cada fallo.

 

Entonces fecunde la muerte inmediata,

fertilizante para el alma,

que convalece la amargura

de los delitos urdidos y liquidados.

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Hay algo de la realidad “política” en el poema o voy por el camino equivocado?

    Le gusta a 1 persona

    1. Vas en el camino correcto!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s